MICHAEL BUBLÉ Y LUISANA LOPILATO, UN AMOR QUE NACIÓ CON AYUDA DE TRADUCTORES DE INGLÉS Y UN FALSO MAYORDOMO

El romance entre la actriz argentina y el cantante canadiense, que hoy cumple 44 años, sorprendió a todos allá por el 2008 y se consolidó cada vez más con el correr de los años

"Me compré las entradas y lo fui a ver al teatro. Yo tocaba el saxo y me encantaban sus canciones. Ahí, un chico de la discográfica me preguntó si me quería sacar una foto con él. Yo no hablaba ni una palabra de inglés y él nada, nada de español", recordó Luisana Lopilato. Corría el año 2008. Y el artista al que había ido a ver al Teatro Gran Rex era ni más ni menos que Michael Bublé, su futuro esposo.

Hasta ese momento, el cantante canadiense había alimentado una fama de mujeriego y hacía las delicias de las revistas del corazón. Y, por eso, Luisana dudó en ir a saludarlo. "¡Van a pensar que pasé la noche con él!", pensó. Pero luego aceptó el convite y fue en busca de la tan preciada foto junto a su hermana, Daniela, y a su compañero Rodrigo Guirao Díaz, a quien había encontrado de casualidad en la sala.

Bublé cuenta que apenas vio a Luisana entrar a su camarín, supo que estaba frente a la mujer de su vida, aunque eso suene casi como un cuento de Disney. Así que, luego de descartar que el actor que la acompañaba fuera su pareja, decidió hacer todo lo que estuviera a su alcance para enamorarla. "Yo me voy a casar con vos", le dijo esa misma noche utilizando a su traductor como intermediario. Y, a partir de ese momento, empezó a relacionarse con ella vía mail.




SEGUI LEYENDO...

Menu