SANTILLÁN FUE CONDENADO A 14 AÑOS DE CÁRCEL POR EL CRIMEN DE BARRIO SAN CAYETANO

La fiscal había pedido 15 años de prisión para el albañil y la familia de la víctima, 20. Germán Benavídez tenía 34 años cuando murió tras recibir dos disparos de arma de fuego cuando ingresó a la casa de su homicida, aparentemente, para reclamar por un robo.

Catorce años de prisión recibió Juan Carlos Santillán (66) por el homicidio de su vecino, Germán Benavídez (34), hecho perpetrado el 3 de octubre de 2017. Santillán fue finalmente condenado como autor material y penalmente responsables del delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" y la lectura de la resolución se realizó ayer a las 14.15.

El defensor Lucio Sarnago, por su parte, adelantó a LA VOZ DE SAN JUSTO que esperará la lectura de los fundamentos de la sentencia el miércoles 28 de agosto para recurrir en apelación ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Provincia.

En su alegato, la fiscal de cámara Consuelo Aliaga Díaz fue analizando una por una las pruebas recolectadas en la investigación y algunos de los testimonios escuchados en la sala. Para la acusadora pública el homicidio en exceso de la legítima defensa no existió: "Uno de los testigos dijo que vio a tres personas en el patio de la casa de Santillán junto al cuerpo de la víctima, era como que estaban intentando armar la escena del homicidio", describió.

Marta Benavídez, mamá de la víctima, junto a su abogado, Marcos Tognon 

 

Aliaga Díaz dijo que "a Benavídez lo ejecutaron, su cuerpo presentaba un impacto en el tórax y otro en la nuca, nadie que se defiende de un ataque le pega un tiro de atrás, el cadáver presentaba escoriaciones en las rodillas, lo cual es una muestra que al cuerpo lo arrastraron".

En el final de su alegato, la fiscal de cámara solicitó le pena de 15 años de prisión para Juan Carlos Santillán y que se lo declare autor de "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego".

A su turno, el abogado de la querella, Marcos Tognon, tras hacer una evaluación de las pruebas recolectadas y los testimonios, coincidió con la fiscal de cámara pero solicitó una pena de 20 años de prisión.

En tanto el asesor letrado, Lucio Sarnago, defensor del imputado, alegó por espacio de noventa minutos y en todo el tiempo empleado intentó demoler las pruebas en las que se basó la fiscal de cámara para efectuar el pedido de pena. Para el defensor oficial Juan Carlos Santillán actuó en defensa propia, "sintió miedo por su vida y la de su hijo, entonces actuó en consecuencia".

Sarnago también se refirió al don de buena persona del acusado, al que los vecinos que declararon calificaron como un buen vecino, muy correcto y tranquilo.

El defensor pidió que a su cliente se lo absolviera y que en caso de ser condenado lo fuera por homicidio en exceso de legítima defensa.

Cuando el juez Claudio Requena le otorgó la última palabra, Santillán dijo con voz pausada "quiero decirle que estaba en peligro mi familia, sentí que la vida de mi hijo y la mía corrían riesgo, me acordé lo ocurrido en barrio Acapulco cuando mataron a toda una familia, por eso tenía miedo, nunca tuve intención de matar, le pido disculpas a la madre de Germán que es una excelente mujer, he sabido hacer algunos trabajos en su casa, vuelvo a repetir es una gran mujer y le pido nuevamente disculpas".

Tras las palabras del imputado el magistrado dejó cerrado el debate y pasó a deliberar para dar a conocer la sentencia.

 

La sentencia

1º) Declarar que Juan Carlos Santillán es autor responsable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego e imponerle para su tratamiento penitenciario la pena de 14 años de prisión.

2º) Remitir a la oficina de fiscales de esta ciudad los antecedentes de Luis Carlos Vistet, Graciela Ramona Amesa y José Julián Santillán como presuntos autores del delito de falso testimonio.

3º) Ordenar al Servicio Penitenciario que arbitre los medios para que Juan Carlos Santillán complete sus estudios primarios.

 

La defensa dijo estar sorprendida por la pena

El asesor letrado Lucio Sarnago dijo sentirse sorprendido por la pena aplicada a su defendido. "Estamos sorprendidos con la pena, hablé recién con mi defendido y entendemos que es una pena alta y seguramente vamos a recurrir la presente resolución. Yo entendía que mi defendido obró en legítima defensa y si había existido un exceso lo debía hacer como autor de homicidio en exceso de la legítima defensa, de ninguna manera autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, una vez que estén los fundamentos veré porqué la cámara resolvió de esta manera, de todos modos con lo poco que hablé con mi defendido, vamos a  recurrir la sentencia".

 

La causa

En un primer momento, Santillán fue imputado como supuesto autor de "homicidio en exceso de la legítima defensa". Estuvo un tiempo detenido pero el fiscal de Delitos Complejos, Bernardo Alberione, lo liberó.

Germán Benavidez, la víctima 

En tanto, la investigación siguió su curso y el fiscal obtuvo nuevas pruebas que terminaron inclinándolo a detenerlo nuevamente e imputarlo con la carátula con la que ahora comienza a ser enjuiciado.

Precisamente, la defensa, a cargo del abogado Lucio Sarnago, durante el juicio intentó convencer al tribunal de que Santillán mató en legítima defensa, pero no lo logró.

La vivienda de barrio San Cayetano donde ocurrió el hecho (Archivo 2017)




SEGUI LEYENDO...

Menu