DESAPARECIÓ LA HERMANA DE UN JUEZ FEDERAL SANTAFESINO Y DEMORARON AL MARIDO

Se trata de Ana María Alurralde quien fue vista por última vez ayer por la mañana en su domicilio de la ciudad de Santa Fe y por la tarde su pareja, cuya identidad no trascendió, realizó una denuncia por paradero en lacomisaríasexta de la capital de esta provincia.

La hermana del juez federal de la localidad santafesina de Reconquista, Aldo Alurralde, es buscada por averiguación de paradero desde ayer y su pareja, de 66 años, quedó demorado por presuntas incongruencias en sus declaraciones, informaron hoy fuentes judiciales.

Ana María Alurralde (59) fue vista por última vez ayer por la mañana en su domicilio de la ciudad de Santa Fe y por la tarde su pareja, cuya identidad no trascendió, realizó una denuncia por paradero en la comisaría sexta de la capital de esta provincia.

Según información del Ministerio Público de la Acusación (MPA), "la fiscal Bárbara Llera, de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual, ordenó las diligencias de rutina para estos casos".

Sin embargo, con el correr de las horas y "a raíz de diversos elementos que fueron surgiendo de la investigación" el caso fue derivado a una fiscalía de Homicidios, agregaron las fuentes.

Por la noche, el hombre de 66 años fue demorado por orden de la fiscal Ana Laura Gioria, quien habría advertido "incongruencias" en la declaración de la pareja de Alurralde.

Según otras fuentes, la mujer dejó una nota ayer por la mañana en la que informaba a su marido acerca de sus tareas, entre éstas, que iba a mostrar la vivienda que habitó su madre fallecida, la cual tenía a la venta.

La mujer salió en su automóvil, un VW Gol color rojo, pero no regresó a su domicilio ni fue vista por sus familiares.

Ana María es hermana del juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, quien en el último tiempo recibió amenazas presuntamente vinculadas a su actuación contra bandas narcos que operan en el norte de la provincia de Santa Fe.

El 7 de agosto pasado, el juez encontró un gorrión muerto y aplastado sobre el pad para el mouse de la computadora de su despacho en el juzgado federal, lo que consideró "un mensaje mafioso".

Si bien no descartan ninguna hipótesis sobre la desaparición de la mujer, los investigadores del MPA no tenían hasta hoy evidencia de que esté relacionada con la actuación judicial de su hermano.




SEGUI LEYENDO...

Menu